Cálculo de la indemnización por accidente

Cálculo de la indemnización por accidente

Si has sido víctima de un accidente de tráfico y te ha producido algún tipo de lesión o perjuicio, tienes derecho a cobrar la indemnización que te corresponda. Para arrojar luz sobre este tema, te explicamos cómo calcular la indemnización por accidente de tráfico a continuación.

¿Cómo se calcula la indemnización por accidente de tráfico?

Lo primero que hay que saber es que la indemnización por un accidente de tráfico es el resultado de la suma de las indemnizaciones por varios conceptos distintos.

Entonces, para calcular la indemnización por accidente hay que atender al baremo de accidentes de tráfico de 2022, según el cual, dichas indemnizaciones se dividen de la siguiente forma:

  1. Lesiones temporales:
  2. Secuelas:
    • Perjuicio personal básico.
    • Perjuicio personal particular.
    • Perjuicio patrimonial:
      • Daño emergente.
      • Lucro cesante.

Vamos a ver con detenimiento cada uno de estos apartados:

Perjuicio personal básico por lesiones temporales

La víctima tendrá derecho a recibir una indemnización equivalente a 30 euros por cada día que haya estado lesionada. Esto es así salvo que la culpa del accidente haya sido suya (en cuyo caso no cabe indemnización), o las culpas hayan sido concurrentes (la indemnización se verá reducida).

Ese periodo va desde el día en que se produce el accidente hasta aquel en que termina el proceso de curación, o bien las lesiones pasan a considerarse como secuelas.

Perjuicio personal particular por lesiones temporales

Hay casos en los que el baremo aumenta la indemnización por perjuicio personal. En concreto, los siguientes:

  • En caso de que el perjuicio particular sea moderado. Corresponderá una indemnización de 52 euros por día.
  • Si hay un perjuicio particular grave. En este caso corresponde una indemnización de 75 euros por día.
  • Cuando hay un perjuicio particular muy grave. La indemnización es de 100 euros por día.

Daño emergente por lesiones temporales

En la indemnización se deben incluir también los gastos que el accidente ha producido a la víctima. Pueden ser:

  • Gastos relacionados directamente con el siniestro: como la rotura de unas gafas, por ejemplo.
  • Gastos sanitarios y farmacéuticos. Se refiere a todos aquellos gastos relacionados con el tratamiento que haya prescrito el facultativo, como collarines, fármacos, etc.
  • Gastos de traslado. Están relacionados con los traslados entre el domicilio de la víctima y el centro en el que esté recibiendo rehabilitación. Es fundamental poder acreditar bien estos gastos (por ejemplo, a través del tique en caso de ir en autobús).

Lucro cesante por lesiones temporales

El lucro cesante se refiere a los beneficios que se han dejado de percibir a causa del accidente.

Por ejemplo, pueden ser las pérdidas de ingresos que obtenga un trabajador autónomo por los proyectos de los que no se pueda hacer cargo a raíz del accidente.

Perjuicio personal básico por secuelas

Las secuelas son aquellas lesiones que permanecen después del periodo de curación, y que no es posible prever que desaparezcan, o que lo hagan a corto plazo.

Pueden ser secuelas:

  1. Las lesiones permanentes producidas por el accidente.
  2. La agravación de una lesión preexistente a causa del accidente.
  3. Los perjuicios estéticos, como marcas o cicatrices.

Para calcular el perjuicio personal básico por secuelas hay que seguir los siguientes pasos:

  • Determinar las lesiones permanentes que estén relacionadas con el accidente y que la víctima presenta en el momento del alta médica.
  • Buscar la correlación de la lesión en la tabla de secuelas del baremo. Cada tipo de secuela tiene una horquilla de puntos, según su gravedad.
  • Sumar las secuelas concurrentes si son pocas o tienen pocos puntos, o adicionarlas siguiendo la fórmula de Balthazar.
  • Buscar en el baremo qué traducción económica tienen los puntos obtenidos.

Hay que tener en cuenta que los perjuicios estéticos se valoran como las secuencias funcionales, pero no se suman a estas. Primero se adicionan las secuelas funcionales y se busca su traducción en dinero, y luego se hace igual con las secuelas estéticas. Ambos resultados pasarán a la indemnización final.

Perjuicio personal particular por secuelas

Solo se valora el perjuicio personal particular por secuelas en determinados casos que presentan unas circunstancias concretas. Sucede por ejemplo en caso de haber sufrido un aborto en el accidente.

Daño emergente por secuelas

Se trata del perjuicio económico que sufre la víctima a raíz de las secuelas derivadas del accidente, y son recogidas por el baremo. Pueden ser:

  • Gastos relacionados con asistencia sanitaria y rehabilitación: como los gastos por prótesis o por la rehabilitación, tanto en el domicilio como en un centro.
  • Gastos relacionados con la pérdida de autonomía personal: por ejemplo la adecuación que requiera la víctima en su vivienda, según sus secuelas.

Lucro cesante por secuelas

Son los beneficios que la víctima deja de recibir a consecuencia de las secuelas que le han quedado por el accidente. El baremo recoge los distintos grados de incapacidad en los que se puede declarar a la persona.

Recomendación final sobre el cálculo de la indemnización por accidente

En este artículo te hemos dado una aproximación a cómo se calcula la indemnización por accidente de tráfico. No obstante, este es un trámite especialmente complejo, por lo que te recomendamos que consultes con un abogado experto en accidentes de tráfico para saber qué indemnización te corresponde.

¿Buscas un abogado especialista en accidentes de tráfico?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista en reclamaciones por accidentes de tráfico sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.